La Castilla de Miguel Delibes

La Castilla de Miguel Delibes

Del 13 al 15 de mayo de 2022 realizamos este maravilloso viaje que relata de esta manera uno de nuestros viajeros más fieles, A.T:

En el año 2020 se celebró el primer centenario del nacimiento de Miguel Delibes pero debido a la pandemia tuvimos que suspender nuestro paseo por el norte de la Castilla que él tanto vivió y relató. Dos años después, lo retomamos con aún más ganas si cabe. 

Es Delibes un escritor fundamental en las letras españolas, autor de numerosas novelas – algunas de ellas adaptadas al cine-, al que no se puede acabar de entender sin conocer su intima relación con el paisaje castellano, presente en toda su obra. 

Acompañados del profesor Fernando Abascal, recorrimos los bellos parajes de esta tierra y nos adentramos en el valle donde el escritor pasaba largas temporadas. En el camino, tuvimos la ocasión de conocer los paisajes del norte de Burgos y Palencia y alguna de sus maravillas; las ruinas del Monasterio de Rioseco, en un admirable proceso de rehabilitación, o la cueva ermita de San Bernabé en Ojo Guareña.

Llegados a Sedano, un giro imprevisto del viaje nos sorprendía a lomos de su bicicleta: Germán Delibes, eminente arqueólogo e hijo de Miguel, se ofreció como guía y compañía en la visita a la casa familiar. Los recuerdos del autor de “Cinco horas con Mario” y de su omnipresente esposa, Ángeles de Castro, nos acompañaron incluso hasta la pequeña casita anexa donde se escribieron algunas de las mejores obras de la literatura española.

De Sedano escribió́ en “Vivir al día”: «Sedano es mi pueblo y no por la casualidad de haber nacido en él, sino por decisión deliberada de haberlo adoptado entre mil.” 

Como afirma Fernando Abascal: “En la obra de Delibes no encontramos un sentir el dolor de Castilla por el ayer, por el hoy o por el futuro. Para nuestro escritor, la Castilla de ayer, hoy y mañana es descrita con el mismo dolor porque ha visto, ve y verá que en Castilla hay pobreza; y Delibes no lucha ni lírica ni filosóficamente para que la situación cambie, sino que nos muestra la realidad de los pueblos y ciudades de Castilla.”

Durante la última jornada nos acercamos al Monasterio de Santa María la Real, joya del románico y a su homónimo cisterciense de San Andrés de Arroyo. Entre uno y otro degustamos en Alar del Rey las magníficas croquetas del restaurante la Cueva. 

El riojano Manuel Bartolomé Cossío, historiador del arte y pedagogo ligado a la Institución Libre de Enseñanza, afirmaba que el paisaje de Castilla es el cielo, mientras Ortega y Gasset aseguraba que en Castilla no hay curvas. Es evidente que la infinitud, el cielo alto y la tierra llana se refieren a una determinada Castilla, la tierra de Campos. Esta Castilla árida y desamueblada es la Castilla de Unamuno, Azorín y Antonio Machado; la Castilla espectacular por su austeridad y carencia de ornato; la Castilla por antonomasia y, por ello, la Castilla esencial y literaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 17 =